Maria de Dios/ diciembre 28, 2020/ AIKE NEWS, GUADALAJARA, MOCIONES, Pleno/ 0 comentarios

AIKE PIDE CONVERTIR EL EDIFICIO ATENEO EN LA CASA DE LA CULTURA DE GUADALAJARA

Susana Martínez, presidenta del grupo municipalista, junto al concejal del grupo y portavoz en el Ayuntamiento, Jorge Riendas, piden que dada la tradición que tiene el edificio y ante la ausencia de “Casa de la Cultura” en la ciudad, este edificio se recupere para ser espacio asociativo y centro cultural de Guadalajara. En acuerdos se pide a la Junta la cesión del edificio para abrirlo como dinamizador cultural del casco y espacio asociativo del centro de la ciudad

Guadalajara, 22 de diciembre de 2020.- El grupo municipal expresa la necesidad de pedir a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la cesión del edificio Ateneo para que se convierta en la casa de la cultura de la Ciudad de Guadalajara. Alude a la cantidad de espacios vacíos y edificios abandonados que empiezan a ser costumbre en las calles de la capital arriacense.

“No sólo contamos con inmuebles vacíos de titularidad privada, sino que también tenemos bastantes de titularidad pública que hemos de empezar a dotar de vida para buscar una mayor dinamización de la ciudad y el ofrecimiento de una mayor cantidad y calidad de servicios a nuestras vecinas y vecinas. Y uno de estos edificios es sin duda, el Ateneo” asegura Jorge Riendas.

El Ateneo de Guadalajara es un edificio que actualmente se encuentra tapiado y cerrado, su historia es de servicio y formación a la ciudadanía, pasando también por sede del Patronato de Cultura en el que se expuso el vigente Plan General de Ordenación Urbana para su consulta por la ciudadanía. Si bien este espacio fue durante mucho tiempo un punto de encuentro de los movimientos sociales de la ciudad y era conocido por ser un motor generador de cultura, en la actualidad, cerrado y sin función planteada, la presidenta de Aike afirma que “no sólo hemos perdido un edificio más para la ciudad, sino que tampoco contamos con un verdadero espacio para la cultura y los diferentes colectivos y asociaciones que la promueven y fomentan en Guadalajara.”

Martínez ha hablado sobre las peticiones de los colectivos asociativos de Guadalajara: “desde hace muchos años, y con mayor motivo tras el desalojo de los últimos inquilinos del Centro Cívico, las asociaciones culturales y movimientos sociales han venido demandando para nuestra ciudad la creación de un verdadero espacio aglutinador del mundo creador: una Casa de la Cultura de la ciudad de Guadalajara.”

Martínez ha recordado que “el edificio Cívico ha sido adjudicado a unas funciones que nada tienen que ver con su papel original y en él no hay hueco para la ciudadanía, si seguimos manteniendo edificios vacíos y sin dotar al casco antiguo de Guadalajara de un espacio para la cultura, el tejido asociativo y la ciudadanía no se va a dar revitalización ninguna. “

Según el grupo en las dos últimas reuniones mantenidas con D. Eusebio Robles González, delegado de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha, les informaba de que estaban redactando un informe para conocer el verdadero estado del edificio, «y según se nos dijo en la última de estas reuniones, ya se dispone del informe que recoge su estado, por lo que sólo queda empezar a hablar de las posibilidades de uso para el mismo, pues actualmente está en manos de dicha administración regional», concluye Jorge Riendas.

Desde Aike recuerdan que la Casa de la Cultura de cualquier ciudad o pueblo es un emblema social, un punto de encuentro para la población, un centro de actividad cultural con agenda permanente y necesaria, porque allí donde hay cultura hay transformación. “En Guadalajara llevamos mucho tiempo asumiendo el título de “ciudad dormitorio” y es hora de ir dando pasos en su despertar identitario. El Ateneo, por la tradición de lo que ha ido albergando a lo largo de su vida como edificio, es la ubicación perfecta para esta “Casa de la Cultura de la ciudad de Guadalajara” afirma Martínez.

 “La Casa de la Cultura, debe ser un espacio institucional abierto a vecinas y vecinos que genere procesos de desarrollo e identidad cultural para la ciudad. Un lugar de encuentro para las asociaciones y entre las asociaciones, que son un tejido social muy desarrollado en nuestra Guadalajara y que necesitan de un centro de referencia para enriquecerse aún más. Preservar la cultura local y crear arraigo es una de las funciones de una verdadera Casa de la Cultura, Guadalajara necesita que a sus edificios públicos se les de una función de dinamización y entretenimiento, formación y transformación para llenar de vida el centro de la ciudad”, concluye Susana Martínez.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*